Apunta tu mail aquí. Prometo no ser pesado.

lunes, 9 de marzo de 2015

Por qué utilizar el enfoque manual si la cámara tiene enfoque automático

Los objetivos de las cámaras digitales actuales suelen tener la opción de enfocar en automático o en manual.
Normalmente yo la utilizo en automático, sin embargo hay algunas situaciones en las que la cámara no es capaz de seleccionar bien lo que queremos enfocar o directamente no enfoca.


En esos casos lo mejor es enfocar manualmente, es decir, con nuestros "deditos", giramos el anillo de enfoque del objetivo y luego disparamos.
Te pongo algunos casos en los que yo no utilizo el enfoque automático:



1. Fotografía callejera. La otra tarde iba por Valencia buscando algún motivo que fotografiar para el reto 52X que estoy haciendo este año. Como no encontraba nada que me gustara, pero sí que vi algunas fotos tipo "street photo" que me gustaron, hice algunas.
Muchas veces ni si quiera miro por el visor para hacer estas fotografías. La cámara la llevo colgando del cuello y apunto prácticamente desde mi cadera. Tipo como disparan los vaqueros en las películas, jeje. A veces interesa que la gente no se dé cuenta de que estás haciendo fotos, ya que se pierde la espontaneidad del momento y "no mola".


Si la cámara tiene el enfoque automático, en muchas ocasiones no encuentra bien el punto de enfoque  y no hace la foto.

En esos casos, prefiero poner el enfoque en manual y una apertura de diafragma suficiente para tener una gran profundidad de campo. De esta manera la cámara dispara rápido y suelen salir las fotos enfocadas.

2. Cuando hago una fotografía panorámica. Me refiero a las fotografías donde se combinan dos o más tomas. En estos casos, primero enfoco el punto de atención principal. Y luego pongo el enfoque manual. De esta forma me aseguro de que cuando haga las dos o tres tomas para combinar en una fotografía, ese punto estará enfocado. Seguro que si habéis hecho alguna panorámica sabéis a lo que me refiero. (Nota mental: hacer un post sobre fotografía panorámica)



3. Cuando hay muy poca luz. Una de las primeras cosas que hago cuando estreno una cámara de fotos es quitarle el pitido de cuando hace la foto, y otra quitarle la luz de ayuda al enfoque.
En condiciones de muy poca luz, la cámara no es capaz de enfocar bien automáticamente y entonces la única opción es utilizar el enfoque manual.



4. Para hacer un enfoque muy selectivo. Con profundidades de campo muy pequeñas, te puedes encontrar que quieras que salga enfocado algo que está casi en un extremo del encuadre.
En el caso de mi cámara (Nikon d610), los puntos de enfoque están bastante centrados, y se puede perder foco al utilizar el enfoque automático y luego reencuadrar.
Sería casi lo mismo que ocurre con la fotografía macro.


5. A traves de una reja o un cristal. Te habrás dado cuenta por ejemplo que cuando haces fotos a través de las rejas o los cristales del zoo, a veces a la cámara le es difícil enfocar a los animales, y te acaban saliendo fotografías con animales desenfocados y rejas o cristales enfocados.
Eso es porque el enfoque automático de la cámara detecta esos objetos y los enfoca.
En esos casos es mejor enfocar en manual mirando por el visor lo que está enfocado.


Seguro que hay muchos más casos. Escríbelos en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario