Apunta tu mail aquí. Prometo no ser pesado.

domingo, 10 de mayo de 2015

Bolsas para llevar el equipo fotográfico. ¿Con cuál me quedo al final?

No es fácil decidir qué bolsa vas a utilizar para transportar tu equipo fotográfico. ¡Hay tanto donde elegir¡. Que si mochilas, que si bandoleras, que si grandes, que si pequeñas...
Al final dependerá sobre todo del uso que vayas a darle en la mayoría de ocasiones. Sin embargo eso no es suficiente. Al menos para mí, porque significa que habrá algunas ocasiones en las que la bolsa no será la más indicada y tendrás que fastidiarte.

La primera bolsa que tuve fue una bandolera-mochila de un tamaño pequeño. Estaba acolchada y tenía dos huecos separados. En el grande me cabía la cámara con un objetivo, y en el pequeño me cabía otro objetivo. También tenía tres bolsillos pequeños para llevar accesorios como las tarjetas, algún filtro y poco más.



Pero a mí me resultaba incómoda para meter y sacar la cámara. Tenía que voltearla para poder acceder a las cremalleras. Además no podía meter el flash. La tuve en esa época que tenemos todos de comprar y probar todo lo que podemos, y si quería llevar muchas cosas tenía que apretarlas tanto que al final era difícil hasta sacarlas.

Después me compré una segunda cámara full frame. Decidí comprar una mochila más grande y con más separaciones. Esta mochila es la de amazon basics. La verdad es que me cabe casi todo lo que tengo. También he de decir que cada vez utilizo menos cosas y lo que no utilizo lo vendo directamente.

En esta mochila puedo poner las dos cámaras y dos o tres objetivos. El flash, baterías de recambio, el cargador de las baterías y artilugios varios para utilizar cuando hago fotos (prismas, cristales, etc). Tiene incluso espacio para llevar el ipad o el macbook. Y por fuera lleva unas correas para poder enganchar un trípode o lo que quieras.

La mochila es perfecta para transportar las cosas, pero no es nada útil para meterlas y sacarlas rápido. Piensa que la mochila la sueles llevar a la espalda, así que para acceder a ella tienes que quitártela y abrirla.

Sin embargo me he acostumbrado. Y cuando voy a hacer alguna sesión de fotos, la suelo dejar en el maletero del coche e ir sacando lo que me va haciendo falta. También es una forma de tenerlo todo guardado en casa y tenerlo preparado para salir rápido si es necesario.

A esta mochila también le puse un candado con contraseña entre dos de las cremalleras. Este tipo de
candados es de lo más práctico, ya que te olvidas de tener que llevar otra llave encima y te quedas más tranquilo cuando la dejas en algún sitio y sabes que va a ser difícil que te la abran, a no ser que te la rompan, claro.

Y la última que me compré fue una bolsa pequeña para llevar al hombro. Sólo cabe la cámara con el objetivo puesto y poco más. Tiene un bolsillo delante con cremallera y por los lados tiene otros pequeños bolsillos para aguantar cosas de poco peso. Es la bolsa que utilizo cuando salgo por ahí de paseo y quiero llevar la cámara por si surge alguna foto. Ahí no llevo flash, baterías ni nada más.



De forma que para mí, la combinación ideal de bolsas para el equipo fotográfico es una mochila para cuando hago sesiones de fotos y una bolsa pequeña para salir "de paseo".

En cuanto a precios, todas las que he tenido han sido de las más baratas del mercado. Ninguna creo que ha pasado de los 30€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario