Apunta tu mail aquí. Prometo no ser pesado.

jueves, 21 de mayo de 2015

Por qué no debes comprar un objetivo de 50mm

Una de las primeras aspiraciones que tiene cualquiera que empieza en esto de la fotografía, es comprarse un objetivo 50mm.

Como internet está lleno de artículos y opiniones recomendando este objetivo, voy a poner la mía, y ya decides tú, si eso.


Yo también me lo compré. Lo reconozco. Un 50 mm, focal fija, apertura f/1,8. Pensaba que era lo que necesitaba. Pero al final me dí cuenta de que no era así. Sí que es verdad que una focal fija te ayuda a hacer mejores fotografías, eso aquí no lo voy a discutir, tal vez en otro post. Pero, ¿un 50 mm?.

La mayoría de las cámaras que se venden por desgracia no son full frame. La que yo tenía entonces tampoco lo era. Era una Nikon D90 con sensor APSC. De forma que cuando iba a hacer una foto con el 50 mm, el factor de recorte del sensor hacía que saliera una fotografía como si estuviera hecha con un (50 X 1,5 = 75) 75 mm¡¡. Oh¡¡.

Solución, caminar hacia atrás unos pasitos. En la práctica era acabar aplastado contra la pared de la habitación donde estaba (no vivo en Versalles).

Si las habitaciones de tu casa son más o menos normales, este objetivo sólo te servirá para sacar primeros planos en los cumpleaños.

Dicen que el 50mm abarca un angulo de visión similar al de la visión humana. Pero si tu cámara es como era mi D90, tendrás que echarte hacia atrás para poder captar el ángulo de visión de tus ojos.

Al final opté por venderlo y comprar un 35mm. Con esta focal sí que noté un avance. Con el sensor de mi cámara APSC, el 35mm se comportaba como un (35 X 1,5 = 52,5) 52,5mm¡¡, casi un 50mm¡¡. Pero eso es lo de menos. Lo importante es que estaba mucho más cómodo haciendo fotos con el 35mm que con el 50mm.

Pero esto sólo es mi opinión, tú haz lo que quieras, claro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario