Apunta tu mail aquí. Prometo no ser pesado.

martes, 18 de julio de 2017

Por qué no suelo salir con la cámara réflex

Si alguien lee de cuando en cuando este blog, sabrá que básicamente tengo dos (bueno tres) cámaras. Dos Nikon D610 con objetivos fijos, y una FujifilmX30.

Las Nikon son perfectas cuando realizo alguna sesión digamos "seria". Al principio de tenerlas, si me iba de viaje o a dar una vuelta solía coger una. Pero me encontraba que no fotografiaba todo lo que quería.



Por eso acabé comprándome la Fujifilm.

Actualmente, lo principal a la hora de irme de viaje o de paseo es hacer todas las fotografías que se me ocurren. Y no tener pereza de sacar la cámara, elegir uno u otro objetivo y todo lo que conlleva el equipo "grande".

A pesar de que el obturador de la Fujifilm me falla más que una escopeta de feria, la comodidad de tenerla siempre a punto me vale más que perder algo de calidad en la fotografía.

No quiero transmitir aquí que sea la cámara ideal. No lo es. En el momento de comprármela quería una cámara relativamente barata (me costó casi 400€), con opción de manual, con visor y con una calidad mínima para mis necesidades. Si hubiera podido permitírmelo seguramente me habría comprado otra, pero en mi balance era la que más se me adaptaba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario